sábado, 8 de octubre de 2016

Fragmentos: Aguas Oscuras - Claudia Gray

¡Hey!
A riesgo que se mal-acostumbren a tenerme por aquí, y aprovechando que estoy inspirada, regresé lo antes imposible (después de algunas correcciones) con los fragmentos de Aguas Oscuras.

Como siempre les digo, lean bajo su propio riesgo de ser spoileados (que lo serán). Si aún no leyeron el libro y no saben de que trata, aquí pueden leer mi reseña. Y ahora sí, comenzamos:

Pero no era una gaviota. Aunque la rapidez de su vuelo me impide verlo bien, distingo los ángulos cerrados de las alas y su raudo movimiento. Es un murciélago, creo. Aún peor. Me trae a ka memoria las novelas góticas que leía a hurtadillas en la biblioteca de la familia Lisle: Frankestein, Drácula y Udolfo, relatos terroríficos que adoro leer en una habitación bien iluminada pero que se me antojan demasiado verosímiles cuando camino sola por la calle al caer la tarde. Me gustó mucho que Tess leyera todo cuanto podía, aunque no compartí sus gustos. Como ya sabrán, odio los libros de terror porque mi imaginación me hace sufrir mucho. Sin embargo, esos títulos están entre mis próximas lecturas.

Me ciño la delgada manta al cuerpo y (...)El viaje que tengo por delante se me antoja más peligroso y aterrador que lo acontecido en callejón.
Sé, no obstante, que esta es la mejor oportunidad que tendré jamás para empezar una nueva vida. Puede que la única.
No, ni es demasiado tarde para dar la vuelta. Pero no lo haré.
Se que ya lo dije en la reseña, pero vale la pena volver a contarlo, una de mis cosas favoritas sobre el libro es, sin lugar a dudas Tess. Su valentía, su integridad, su forma de pensar y amar, lograron que me identifique mucho con ella. Me sorprendió lo fuerte que es a pesar de todo cuanto a tenido que pasar. Sin dudarlo, una de mis protagonistas favoritas <3

El peso de la caja me tira de las articulaciones de los brazos, pero vale la pena por unos minutos de libertad. O eso me digo. En realidad, me asusta estar sola en medio de una multitud como esta, más personas de las que jamás he visto en un mismo lugar, todas
dando tirones y empujones. Para colmo, no sé muy bien adónde debo dirigirme.
Y... 
Vuelvo a sentirlo. El hormigueo en la nuca. Los ojos del cazador sobre la presa. Me vuelvo, esperando ver... ¿qué? ¿El lobo de anoche? ¿Al joven que me rescató y luego me dijo que huyera si quería salvar la vida? No veo a ninguno de los dos. Tal vez por la aglomeración de gente, aunque de ser así tampoco ellos podrían verme. Pero me esta observando. En el fondo de mi ser, en ese lugar que no responde a la razón ni a la lógica, sino al más puro instinto animal, sé que esta aquí.
Alguien en esta multitud de extraños me está observando.
Alguien me acecha.
Durante mucho tiempo sufrí de ansiedad y ataques de pánico, así que comprendí a la perfección la sensación de Tess (el miedo, la paranoia), aunque su miedo no fuera infundado...


<<Solo tengo que aguantar esta travesía>>, pienso cuando bajo de la pasarela y pongo finalmente un pie en el Buque de su Majestad Titanic. *Risa psicótica* Jajajaja solo que el barco esta lleno de hombres lobo  que te quieren matar (entre otras cosas) y al final se va a hundir, se van a morir cientos de personas entre ellas tus amigos Jajajaja ok, no(? 

No puedo reponerme del impacto que me produce verle de nuevo, verle en este barco, ni del poderoso efecto que ejerce sobre mí.
Siento que debería intuir mi presencia -como si la extraña fuerza que nos unió anoche le llamara con el mismo poder que a mí-, pero no se vuelve.

Levanta la mano y desliza un dedo por mi mejilla. Cuando sus ojos se clavan en los míos, el miedo me atraviesa como un cuchillo. No es mero nerviosismo, sino pánico puro.
Son los ojos que me estaban siguiendo en el muelle. Antes de que yo le viera con el joven de anoche, él ya me había visto.
Es el cazador. Y todavía me persigue.
Buscando imágenes para ilustrar la reseña, me encontré con esta foto, (es Seneca Crane de The Hunger Games), solo cuando la vi me di cuenta que coincidía a un 90% con el Mijail que yo me había imaginado XD


La belleza no es garantía de bondad.
No creo que haya mucho que agregar...

Mi mente desea detenerse en Alec. Solo en Alec El mero hecho de conocer su nombre hace que me sienta más cerca de él. Y ahora me ha salvado del peligro dos veces. ¡Cómo lamento no haberle dado las gracias! Me imagino que mis dedos se enredan en sus rizos castaños y mis labios se abren cuando se inclina hacia mí...
La fantasía me ruboriza las mejillas y me acelera el corazón.
No se como decírselo pero amo a los hombres torturados, y Alec no es la excepción. Lo amé desde el comienzo, y no pude más que amarlo más a cada momento <3 

Por un momento imagino que soy una dama refinada que viaja a todo lujo a bordo del Titanic. (...) Me tiendo sobre el suave y mullido colchón y pienso en lo mucho que me gustaría cerrar los ojos y entregarme al sueño.
Entonces pienso que me gustaría abrir los ojos y ver a Alec tendido a mi lado.
<<No seas boba -me reprendo-. No conoces su apellido. No sabes si es bueno o malo, o si se halla en la insondable distancia que separa ambas cosas. Cuanto sabes de él es que se rodea de malas compañías, que es adusto y extraño. Y lo bastante rico para viajar en primera clase, lo que significa que solo puede buscar una cosa en una criada>>. Oh, Tess, no tenes idea de lo que me identifiqué con vos página tras página... Soy de esas personas capaces de enamorarse perdidamente sin necesidad de saber mucho del objetivo de mi amor. Aunque en general me dura poco tiempo, soy capaz de casarme tres veces en mi mente por semana <3 una enamoradiza sin remedio <3

-Si en algo aprecias tu vida, guarda silencio. Eso es lo único que te salvará.

-Ahora mismo estoy fuera de servicio, señorita. Se me ha ocurrido que la señorita Nahas y yo podríamos dar un paseo por la cubierta de tercera clase.
-Naturalmente, puedes venir con nosotros. -Myriam me clava una mirada asesina que quiere decir claramente,  <<Como nos acompañes, te mato>>. La relación entre Tess y Myriam me encantó, es una amistad pura y muy cómica. Su primer encuentro me pareció muy real, e incluso me recordó como conocí a algunas de mis amigas.


-Mírate -dice-. Eres demasiado estúpida para darte cuenta de lo que has visto, para apreciar el milagro que acabas de presenciar. Y con esos preciosos rizos rubios sobre la cara. Bella y tonta... realmente apetitosa. 

Sin embargo, un hombre que sufre es más, no menos, peligroso. No debo olvidarlo nunca.

Más que verme, es como si algo le sucediera. Parte de su soledad se
desvanece. Sea lo que sea, a mí también me sucede. El cambio en mí va más allá de mi atuendo. Cuando estoy con Alec soy alguien nuevo, estoy más cerca de la persona que siempre he querido ser. El espacio entre nosotros se reduce, y no solo porque estemos caminando el uno hacia el otro. En mi opinión, eso es lo que debe hacernos sentir el verdadero amor, que estamos completos, que somos justo lo que deseamos ser...

La arquitectura contiene lo mejor del arte y lo mejor de los negocios. El matrimonio entre belleza e intención.

-No hablas como una muchacha que tiene intención de trabajar de doncella el resto de su vida.
-Porque no lo soy.(...)
-Creo que eres una mujer extraordinaria.
-Y yo creo que tú eres un hombre extraordinario. -Consciente de mi descaro, me apresuro a añadir-: De maneras que van más allá de lo evidente, quiero decir.
Y...
-¿Y cómo te las apañas para vestirte por la mañana? (...)
Alec suelta una carcajada. 
-Me pongo los pantalones introduciendo primero una pierna y luego la otra, y la verdad es que funciona.La química entre ambos personajes es increíble, y estos momentos de distensión, donde no son empalagosamente dulces, es dónde más se nota. 

-He pasado los últimos años de preocupándome básicamente por mí mismo, y de repente aquí estás, mucho más vulnerable que yo y mucho más valiente. -Traga saliva-. Me has recordado lo que significa cuidar a otra persona, Tess. Deja que te cuide.


Azorada, regreso despacio a tercera clase. No sé si sentir euforia o desconsuelo. Solo puedo pensar en el sabor de su beso en mis labios.
*_*

-¿Seguro que estás bien? -me pregunta Ned con la boca llena de pollo.
-Sí.
-Pues no parece. Pareces una muerta andante.
-¿Y cómo sabes tú qué aspecto tiene una muerta andante? -preguntó Myriam.
-Vale, vale, no ha dicho nada.
Por esas charlas de amigos que tanto extraño :')

Y como ya he dicho, desprecian a las mujeres. Disfrutan matándolas. ¿Es qué no tienen madres? ¿O hermanas? ¿O enamoradas? No lo entiendo. Bueno, señor Marlowe, ese es el pensamiento que surca mi mente al ver las noticias, al ir a marchar y leer notas sobre la violencia de género. ¿Cómo puede alguien actuar de ese modo?

Echo un vistazo por encima del hombro, esperando ver a Mijail, pero no está. Y seguro que asesinarme en cubierta, cuando John Jacob
Astor -el hombre más rico del mundo- podría pasar en cualquier momento, supera incluso su audacia. No fue hasta aquí (página 184, y tras leerlo varias veces), que me digne a buscar quien era el famoso Astor. Por un momento creí que no era más que un personaje pero, tras googlear, resulta que: Astor fue uno de los más adinerados en el barco, perteneciente a una familia millonaria norteamericana.
Viajaba en el Titanic junto a su segunda y escandalosamente joven esposa Madeleine (quien a diferencia de él, logra sobrevivir el hundimiento).

Desde que sentí por primera vez la mirada del cazador, cuando embarcaba, he estado buscando alguien que me rescate. Hasta entonces me había creído tan fuerte y tan lista con mi bolsita de dinero como salvación. Ahora comprendo que no sabía nada del mundo, nada de los horrores que entraña, con excepción de algo que ahora se me antoja más real que nunca: nadie será capaz de salvarme si yo no lucho con todas mis fuerzas por salvarme a mí misma.

-Tess, eres...eres...
-¿Valiente?
-Iba a decir audaz. Pero también valiente, y arriesgada, y maravillosa. - Me besa con más intensidad aún.
(...)
¿Hemos estado besándonos todo este rato con mi ridículo gorro puesto? No es precisamente la imagen romántica que tenía en mente. El brillo de sus ojos, no obstante, me dice que me encuentra bella con y sin gorro.

-Jamás imaginé, ni en mis mejores sueños, que mi hijo llegaría a conocer una mujer que pudiera aceptar eso en lo que se ha convertido.
-Señor Marlowe, no... no sé qué decir.
-No tiene que decir nada. Simplemente creía que debía saberlo. Usted y mi hijo ya tienen suficientes obstáculos, y yo no pienso ser uno más.
Awwwwww. Como me encanta el señor Marlowe <3 Así me lo imaginé yo, como Sean Connery: pelado y elegante (?

-Vaya, vaya. -Me recuesto sobre la almohada-. Qué horas de llegar. ¿Has vuelto con la ropa interior puesta?
-George es un hombre decente y respetable.
-Eso no es una respuesta. 
Myriam me saca la lengua, pero a las dos se nos escapa la risa. Una de las ancianas murmura algo a su compañera con tono jocoso. A lo mejor están rememorando los tiempos en que eran jóvenes y estaban enamoradas.  
Y...
-Te creo.
-¿Qué? 
-Ni siquiera parece demasiado sorprendida-. ¿Tienen leyendas sobre hombres lobo en el Líbano? ¿Las conoces?
-Hay leyendas, y hasta hoy siempre me habían parecido una estupidez. Pero tú no tienes suficiente imaginación para inventarte todo esos detalles.
Quiero discutir con ella sobre mi falta de imaginación, aunque ya que me cree prefiero dejarlo ahí.
Myriam se convirtió muy rápido en una de mis personajes más queridos. La forma en que ella y Tess forjan su amistad, el carácter duro y orgulloso de la joven, su valor e su independencia, hicieron que la ame en poco tiempo.

El amor la ilumina por dentro y por fuera. -Creo que fui más feliz durante esas horas con Ned de lo que la mayoría de la gente lo es en toda su vida. 
ezzto zi que no lo ezperabah... (?
Estaba tan segura de que Ned también estaba enamorado de Tess que no se me ocurrió pensar en que pudiera haber algo entre él y la señorita Irene. Fue tan ¡wooow! ¡Sorpresa!

-Mi dulce Tess. Mereces mucho más de lo que yo puedo darte. Mucho más que un monstruo.

-Eres lo bastante fuerte para enfrentarte a quien sea, lo bastante inteligente para conseguir lo que quieras. No te conformes con poco, no temas lo que tu nueva vida pueda ofrecerte. Porque sé, si es que hay justicia alguna en este mundo, que te van a ocurrir cosas buenas, mejores de lo que has soñado jamás.
Quiero que este sea mi nuevo mantra, una frase para repetir (y repetirme) sin parar, en los momentos  difíciles y al cumplir mis objetivos. 

-Nunca podré compensarte por todo lo que has hecho por mí.
-Eres mi hijo, no tienes que compensarme nada. Un hijo significa
eso.
-Pero ahora tienes que dejarme ir. Debes aceptar que ya no puedes protegerme. Lo hemos intentado, papá. Hemos hecho lo que hemos podido.
Aunque al borde de las lágrimas, el señor Marlowe asiente y, rindiéndose a lo inevitable, da un paso atrás.
Sé que lo dije más arriba peeero: me dio tanta ternura el Sr.Marlowe *_* Se nota a la legua que es un buen hombre y que ama a su hijo sobre todas las cosas, que comparte el peso de la maldición con él. Juro que tras esta escena, cuando se abrazan con Tess, casi lloro (Me emocionó tanto :'))

-Hemos hecho las cosas al revés, ¿no te parece? -me dice.
-¿A qué te refieres?
-Nos contamos nuestros secretos más íntimos cuando apenas nos conocíamos. Nos vimos en paños menores antes de tener una cita.

-(...) los simples humanos, especialmente las mujeres, no son dignos de la atención de los dioses.
(...)
-No eres ningún dios -replico-. Caminas en cuatro patas y hueles a perro. No es eso lo que yo venero en la iglesia. (...)Vuelve al Olimpo o lo que sea que hagáis los chuchos. Si me haces daño, no tendrás nada que ganar y  todo que perder.
Mijail - Tess.

-Eres la mujer más honesta que conozco. Casi demasiado.
-Solo porque te he dicho que parecías un muerto recalentado cuando intentábamos adecentarte.
-Entre otras cosas, sí.

¡Cumplí!

No lo puedo creer, pero aquí está la segunda publicación del día terminada :P Espero que no sea la última, porque tengo varias ideas en la cabeza...pero aún así me despido:

¡Hasta leernos!
 ~ Daphne ~

No hay comentarios.:

Publicar un comentario