viernes, 19 de agosto de 2016

Adquisiciones (o de como hay una nueva librería)

¡Holaa!
¿Cómo han estado?

Sé que prometí reseñas y fragmentos, peeero antes quería traerles mis últimas adquisiciones literarias.

Hace unos meses, abrió sus puertas una nueva librería, la cuarta en mi ciudad. Peeeero yo no fui hasta esta semana a conocerla ¿Por qué? Básicamente porque no estoy visitando muy seguido las librerías, y sobretodo porque cuando quiero comprar voy a Cuento con vos, que además de vender libros hace un café delicioso con cositas dulces <3 *me puede lo gorda :P*


La nueva librería se llama Cártago. Vende libros nuevos y usados, cuadritos literarios que me enamoraron, marcapáginas o separadores y demás...

Y sin más, pasemos a los libros:

Moscú 5000 - David Grant.
 La carrera de 5000 metros en la Olimpíada de Moscú atrae todas las miradas. Atletas de varios países están dispuestos a cualquier cosa por ganarla, por distintos motivos personales: un ugandés cuya familia ha sido asesinada "por error" por los soldados de Idi Amín; un veterano corredor inglés para quien la carrera es la última oportunidad de demostrar su valía; el favorito australiano, hostigado por la KGB para favorecer a los corredores soviéticos, un norteamericano enamorado de una atleta polaca que quiere escapar con él a Estados Unidos, situación que aprovecharán para presionarlo en la carrera.
 El país organizador no vacila en mezclar política y el amor -o cualquier otro recurso- para asegurar la victoria a un soviético. Pero las maquinaciones oficiales se complican por la actividad de un grupo de jóvenes terroristas ucranianos decididos a hacer volar el estadio al término de la carrera. Entre tanto, una agente doble que trabaja para Estados Unidos pide que la ayuden a dejar la URSS antes que la descubran, y los servicios occidentales escogen la final olímpica como el momento más oportuno.
 Así, mientras los espectadores se congregan en el estadio Lenin, sin saber que está a punto de ser volado, la final de los 5000 metros es también el tramo final de varias historias paralelas que convergen en una carrera dramática donde la propia muerte da la señal de largada. Los protagonistas se esforzarán por llegar a la meta, pero uno solo, si sobrevive, se llevará la medalla de oro...
Razones por las cuales lo compré:
1- ¿Segunda guerra mundial? Ok, ¡lo llevo!
2- ¿Juegos Olímpicos? No sé, pero como más de la mitad de la población mundial se emociona por estos con días con el tema, también me llevó a comprarlo.
3- ¿El precio? Sólo gaste $60
Y razón número 4: soy amante de los libros usados :P (como habrán notado)

Ética para Amador - Fernando Savater.
Libro sin contraportada. Fragmentos de las primeras páginas:
Este libro no es un manual de ética para alumnos de bachillerato. No contiene información sobre los más destacados autores y más importantes movimientos de la teoría moral a lo largo de la historia.(...)
Tampoco se trata de un recetario de respuestas moralizantes a los problemas cotidianos que puede uno encontrarse en el periódico y en la calle(...)
Este libro no es más que eso, sólo un libro. Personal y subjetivo, como la relación que une a un padre con su hijo; pero por eso mismo universal como la relación entre padre e hijo, la más común de todas. Ha sido pensado y escrito para que puedan leerlo los adolescentes: probablemente enseñará muy pocas cosas a sus maestros. Su objetivo no es fabricar ciudadanos bienpensantes (ni mucho menos malpensados) sino estimular el desarrollo de librepensadores.
Recomendado por mi último profesor de filosofía, y después de ver varios vídeos donde el autor y filósofo aparecía, me picó el bichito de la curiosidad y quise leer algo de él. 
Cuando lo vi, no dude.

Tiempo perdido - Eduardo Wilde
Otro libro sin contraportada. Después de una "busqueda inplacable" encontré esto en internet.
Trabajo que incorpora tres informes medicolegales entre discusiones sobre poesía, música y carnavales, abordando alguno de los temas que más controversia científica y sugerencias ficcionales habían aportado a la literatura de la época -disecciones anatómicas y enfermedades mentales- a la vez que advierten sobre los difusos límites entre discurso médico y discurso literario a finales del siglo XIX.
Y este libro tiene una historia graciosa: Hace bastante, en otra venta de usados, adquirí la segunda parte. Sí, despistada como soy no me enteré hasta llegar a casa que era una segunda parte de un libro que no tenía ni idea de que se trataba.
En este momento, haciendo memoria, creo que era un libro "de regalo", es decir, gratuito... pero sí, me indigné conmigo misma.

Hasta aquí, las adquisiciones del momento... que decidieron sacarse una foto grupal :D

Les deseo un super-archi-mega-hiper buen fin de semana, para descansar, juntarse con amigos, viajar, comer cosas ricas y sobre todo tener grandes aventuras dentro de los libros.

Espero volver antes, pero en caso contrario: ¡Feliz día del niño!
Y ahora sí.

¡Hasta leernos!
 ~ Daphne ~

2 comentarios:

  1. Los libros usados son un tesoro. Mi viejo tiene una librería de nuevos y usados en la patagonia, es un lugar mágico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenes toda la razón. Amo ir a ventas y pasarme horas revolviendo, descubriendo títulos y autores, e imaginando los lugares donde estuvo y las vidas que toco cada uno.

      Eliminar