sábado, 16 de julio de 2016

Fragmentos: Cazadores de Sombras: Ciudad de Hueso - Cassandra Clare

Y...
Una semana después regresé :D

¡Hola!
¿Cómo se preparan para estas vacaciones?
Yo preparé muchas lecturas, y me abastecí de toneladas de café(?

Y hoy terminé de organizar esta publicación, para compartir con ustedes mis fragmentos favoritos de Cazadores de sombras : Ciudad de Hueso (reseña aquí). 

Como siempre, si no han leído el libro es más que probable que se spoileen. Lean bajo su propio riesgo:



-Por lo pronto -añadió Simon-, quería decirte que últimamente he estado haciendo travestismo. También me estoy acostando con tu madre. Creo que deberías saberlo.
Primer fragmento del libro y ya nos encontramos a Simon y sus graciosos comentarios. Una pequeña muestra de lo que les comentaba en la reseña: los personajes hacen uso de un sentido del humor muy particular, lo que, si me preguntan, me encanto y logró que el libro fuese más llevadero.

-¿Qué es esto? -exigió, pasando la mirada de Clary a sus compañeros, como si ellos debieran saber qué hacía ella allí.
-Es una chica -dijo Jace, recuperando la severidad-. Seguramente habrás visto chicas antes, Alec. Tu hermana Isabelle es una.

-¿Qué? ¡No es culpa tuya que  hubiera trafico! -protestó Simon, que era el más joven de tres hermanos y tenía un sentido muy agudizado de la injusticia familiar.
-Ya, bueno, ella no lo ve de ese modo. La decepcioné, le fallé, hice que se preocupara, bla, bla, bla. Soy la cruz de su existencia -continuó ella, imitando la precisa fraseología de su madre y con sólo una leve punzada de culpabiblidad.

Jocelyn concedía a la lectura la categoría de pasatiempo sagrado, y por lo general, no interrumpiría a Clary en plena lectura de un libro, ni siquiera para echarle una bronca. Y aquí estoy yo, preguntándome porqué mi madre no entiende que leer es la más sagrada de mis actividades. ¡Por favor, mundo, déjenme leer en paz!

"El mundo sigue estando repleto de esas variopintas criaturas a las que una filosofía más sobria ha desechado. Hadas y trasgos, fantasmas y demonios, todavía rondan por ahí..." Pequeño adelanto de lo que se avecina para Clary... ¿Coincidencia? ¡No lo creo!

La puerta se abrió de golpe. Jocelyn soltó un pequeño grito.
-¡Jesús! -exclamó Luke.
-En realidad, soy solo yo - dijo Simon-. Aunque me han dicho que el parecido es sorprendente.


No podía no compartir esta parte. No estoy segura de como comenzó pero es una respuesta muuuy común entre mis hermanas y yo :P  las amoooo

-He dicho que su poesía es terrible. Suena como si se hubiera comido un diccionario y empezado a vomitar palabras al azar.
Y más de un autor desayuna diccionarios...


-¿Ah, sí? -inquirió Clary-. Dime, ¿es siempre tan grosero, o guarda eso para los mundanos?
-Bueno, es grosero con todo el mundo -respondió Isabelle con displicencia-. Es lo que le convierte en tan condenadamente sexy. Eso, y que a su edad es quien más demonios ha matado.

Como desde la distancia oyó reír a Alec.
-No todo el mundo te quiere todo el tiempo Jace -dijo.
-No seas ridículo -oyó decir a Jace, pero sonaba decepcionado-.

-Quiero encontrar a mi madre, y luego quiero encontrar a quién se la llevó, y quiero matarlo.
-Desgraciadamente -repuso Hudge-, nos hechos quedado sin venganza implacable por el momento, de modo que es o té o nada.



¿Y quién podría discutir, en realidad, que los seres mágicos no pertenecen a este mundo, cuando han estado aquí desde hace más tiempo que nosotros?

-Si alguien llama a una anguila eléctrica "patito de goma", eso no convierte a la anguila en patito, ¿no es cierto? Por tanto, que Dios se apiade del desgraciado que decide que quiere darse un baño con el "patito". (Jace)

-¿Jace?
-¿Si?
-¿Cómo supiste que tenía sangre de cazador de sombras? ¿Había algún modo de que pudieras darte cierta?
(...)
-Lo imaginé -dijo él, pasando el pestillo de la puerta tras ellos -. Parecía la explicación más probable.
-¿Lo imaginaste? Debiste de haber estado muy seguro, teniendo en cuenta que podrías haberme matado.
(...)
-Estaba noventa por ciento seguro.
-Comprendo -dijo Clary.
Algo en su voz hizo que él se volviera para mirarla. La mano de Clary restalló contra su cara en un bofetón que lo balanceó hacia atrás sobre los talones. Se llevó la mano a la mejilla, más sorprendido que dolido.
-¿A qué diablos viene eso?
-El otro diez por ciento.



-¿Y si tuviera los tatuajes? -preguntó Clary-. ¿Podría usarlos?
-No -respondió Jace enojado-, las Marcas son solo una parte de ello. Existen pruebas, ordalías, niveles de adiestramiento... Oye, simplemente olvidalo ¿de acuerdo? Mantente alejada de mis cuchillos. De hecho, no toques ningún de mis armas sin mi permiso.
-Vaya, adiós a mi plan para venderlos en EBay -rezongó Clary.
-¿Venderlos dónde?
Clary le dedicó una sonrisa insulsa.
-Un lugar mítico de gran poder mágico.

-Si fueras la mitad de gracioso de lo que crees que eres, muchacho, serías el doble de gracioso de lo que eres. Insultar con altura, nivel: Madame Dorothea.

-Pepino y bergamota - comentó Clary-. ¿Hay alguna otra cosa que odies que yo deba saber?
Hace miró a Dorothea por encima del borde de su taza de té.
-Los mentirosos -respondió.

-El as de copas -dijo Dorothea, pareciendo desvoncertada-. La carta del amor.
(...)
-Es una buena carta, ¿verdad?
-No necesariamente. Las más terribles que hacen los hombres, las hacen en nombre del amor -contestó madame Dorothea con ojos relucientes-. Pero es una carta poderosa. ¿Qué significa para ti?
-Que mí madre la pintó -dijo Clary(...)



Jace se había recostado en la barandilla y fingía diligentemente hacer caso omiso de ellos,  mientras usaba la estela para limarse las uñas. Clary se preguntó si la Clave lo aprobaría.


Creo, sin lugar a dudas, esta es una de las frases más trascendentes del libro "Soy rubio natural" :P no podría olvidar esta escena aunque quisiera.

A veces, cuando Jocelyn estaba realmente enfadada o sentía disgustada por algo, adoptaba lo que Clary llamaba una "calma alarmante". Era una calma que recordaba a Clary el fuerte brillo engañoso del hielo justo antes de resquebrajarse bajo el peso. Jace mostraba una calma alarmante. Su rostro era inexpresivo, pero algo ardía en el fondo de sus ojos leonados. Comienzo a pensar que la "calma alarmante" es natural en la mayoría de las madres... solo digo.


Noup, no me imagino a Simon fumando...no se porque, pero no.

Lanzó una mirada hacia Jace, que andaba unos cuantos pasos por delante de ellos, aparentemente conversando con el gato. Clary se pregunto de qué hablarían ¿Política? ¿Ópera? ¿El elevado precio del atún?





-¡Hora de cenar!
Era Isabelle, enmarcada en la puerta de la biblioteca. Todavía sostenía la cuchara en la mano (...)
-Dios del cielo -exclamó Jace-, la temida hora esta próxima.
Hodge se mostró alarmado.
-To...to...tomé un desayuno muy sustancioso -tartamudeó-. Quiero decir almuerzo. Un almuerzo que me llenó mucho. No podría comer...
-He tirado la sopa -informó Isabelle-. Y he pedido comida china a aquel lugar del centro.
Jace se desenganchó del escritorio y se desperezó.
-Fantástico. Estoy muerto de hambre.
-Tal vez podría tomar un bocado -admitió Hodge dócilmente.
-Sois dos mentirosos terribles -miró Isabelle sombría-. Mirad, se que no os gusta lo que cocino...
-Pues deja de cocinar -le aconsejó Jace con toda la razón-. ¿Pediste cerdo mu shu? Ya sabes que adoro el cerdo mu shu.
Esto me trae unos recuerdos horribles :( De cuando comencé a cocinar y no tenía idea de proporciones ni condimentos... Creo que mi familia me odio. Al menos, bajaron de peso :D



Y creo que moriría con los rapiñadores... 
no precisamente de amor peeero.




-Parece que está esperando a que despierte.(Simon)
-Yo permanecería inconsciente si fuera ella -rezongó Isabelle.


-El sarcasmo es el último refugio de los que tienen la imaginación en bancarrota -le respondió ella.
-No puedo evitarlo. Uso mi afilado ingenio para ocultar mi dolor interior.
-Tu dolor no tardará en ser exterior si no sales del tráfico. ¿Es que quieres que te atropelle un taxi?
-No seas ridícula -respondió él-. no conseguiríamos un taxi con tanta facilidad en este vecindario.

-¿Pero son todos los demonios malvados? -preguntó ella-. Quiero decir, si todos los vampiros no son malvados, y todos los hombres lobos no son malvados, quizá...
Jace se revolvió contra ella, exasperado.
-No es la misma cosa en absoluto. Los vampiros, los hombres lobos, incluso los brujos, son humanos en parte. Parte de este mundo, nacidos en él. Pertenecen a este sitio. Pero los demonios vienen de otros mundos. Son interdimensionales. Llegan a un mundo y lo consumen. No saben construir, sólo destruir... No saben crear, sólo usar. Agotan u  lugar hasta convertirlo en cenizas y cuando está muerto, se trasladan al siguiente. Es vida lo que quieren..., no sólo tu vida o la mía, sino toda la vida de este mundo, sus ríos y ciudades, sus océanos, todo ello. Y lo único que se interpone entre ellos y la destrucción de todo esto -señaló fuera de la ventanilla del carruaje, agitando la mano como si quisiera indicar todo en la ciudad, desde los rascacielos de la parte alta al atasco de tráfico de la calle Houston- son los nefilim.






Anunciaba una reunión en el humilde hogar de Magnus el Magnifico Brujo, y prometía a los asistentes "una extática velada de placeres más allá de lo que uno era capaz de imaginar".
Lo que daría por una de esas invitaciones, y por conocer en persona a alguien tan genial como Magnus *_*




-Caza de demonios y moda -comentó Clary-. Jamás creí que se pudieran combinar ambas cosas. Isabelle es un personaje increíble. Tiene muchas facetas (que confío que se desarrollarán más adelante en la saga). Me gustó muchísimo su seguridad, su sentido del humor y el amor que profesa por su hermano Alec. Es sencillamente increíble.

-La última vez que te dejé sola, un demonio te atacó -indicó él
-Bueno, desde luego odiaría interrumpir vuestro agradable paseo nocturno con mi muerte repentina.
Él pestañeó.
-Existe una fina línea entre el sarcasmo y la franca hostilidad, y parece que la has cruzado. ¿Qué sucede?

-Odio cuando respondes a una pregunta con otra pregunta.
-Mentira, te parece encantador.



Magnus enarcó una ceja.
"Maldita sea -pensó Clary-, otro que sabe hacerlo".
Envidiaaaa... siempre me pareció un gesto increíble (aunque seguramente se deba a que yo no se hacerlo). 

"¿Si te das de bruces contra una pared psíquica, acabas con moratones psíquicos?", pensó ella.

Dicen que la compasión es algo amargo, pero es mejor que el odio.

-¿Dolerá? -preguntó ella nerviosamente.
-Todo conocimiento duele -replicó él. (Magnus)




Ahora, si hemos terminado aquí, me gustaría regresar a mi fiesta antes de que algunos de mis invitados se coman entre sí.

-Id desfilando, adolescentes. La única persona que puede darse el lote en mi dormitorío es mi magnífica persona.
-¿Darse el lote? -repitió Clary, que jamás había oído la expresión antes.
-¿Magnífica? -repitió Jace, que se limitaba a mostrarse desagradable.
Magnus gruñó, y el gruñido sonó a algo parecido a "fuera de aquí".



-A la clave no le gustará -indicó Alec en tono receloso-. Estoy más que seguro de que convertir a mundanos en ratas va a en contra de la Ley.
No creo que fueran a hacerse ese planteamiento, ¿no les parece? Pero escuchar a Alec decir cosas tan absurdas me encanta.

-Francamente, no se porqué doy estas fiestas.
-Por tu gato -le recordó Clary.
Magnus se animó.
-Es cierto. Presidente Miau se merece todos mis esfuerzos.
¡Woooow! Lo que daría por ser ese gato por un rato :D


<3 Maleeeec <3

-¿No te divertiste en la fiesta, Alec?
-No.
-Pensé que podría gustarte Magnus. Es simpático, ¿verdad?
-¿Simpático? -Alec la miró como si estuviera loca-. Los gatitos son simpáticos. Los brujos son... -vaciló-. No -finalizó, sin convicción.

-¿Quién osa molestar mi descanso?
Jace pareció casi nervioso.
-Jace Wayland. ¿Recuerdas? Soy de la Clave.
-Ah, sí -Magnus pareció haberse animadó-. ¿Eres el de ojos azules?
-Se refiere a Alec -dijo Clary amablemente.
-No. Mis ojos se acostumbran a describirse como dorados -indicó Jace al intercomunicador-. Y luminosos.
-Ah, eres ése -Magnus pareció decepcionado.

-Todos mueren, querida -repuso-. Será mejor que te acostumbras a ello. (Magnus)

153




-Esto es malo -indicó Jace.
-Eso lo has dicho antes.
-Parecía que valía la pena repetirlo.

-¡Este es un incidente ante el que no permitiré que te limites a encogerte de hombres!
-No planeaba hacerlo -replicó Jace-. No puedo encogerme de hombres ante nada. Tengo el hombro dislocado.



-No lo comprendes -insistió Alec-. Tú no lo conoces. Yo sí. Cree que tiene que salvar el mundo; estaría encantado de morir intentándolo. A veces pienso que incluso quiere morir, pero no significa que debas animarle a hacerlo.




-¿Qué haces aquí, de todos modos?
-¿"Aquí" indicando tu dormitorio o "aquí" indicando la gran cuestión espiritual de nuestro propósito en este planeta? Si estás preguntando si es todo simplemente una coincidencia cósmica o existe un mayor propósito meta-ético en la vida, entonces, bien, ése es el eterno rompecabezas. Me refiero a que el simple reduccionismo ontológico es a todas luces un argumento falaz, pero...
-Me vuelvo a la cama.-Clary alargó la mano hacia el pomo de la puerta.
-Estoy aquí -dijo- porque Hodge me recordó que era tu cumpleaños.

-¿Un pic-nic? Es un poco tarde para ir a Central Park, ¿no crees? Está lleno de...
Él agitó una mano.
-Hadas. Ya lo sé.
-Iba a decir atracadores -replicó Clary-. Aunque compadezco al atracador que vaya a por ti.
-Ésa es una actitud sensata, y te alabo por ella -replicó él mostrándose satisfecho.

Jace sacó un cuchillo con mango de hueso (...), y se puso a trabajar las manzanas, cortándolas en meticulosas porciones.
-Bueno, no es un pastel de cumpleaños -dijo, pasándole un pedazo-, pero espero que sea mejor que nada.
-"Nada" era lo que esperaba, así que gracias.

-Mi cumpleaños era siempre el día en que mi padre decía que podía hacer o tener cualquier cosa que quisiera.
-¿Cualquiera? -Clary lanzó una carcajada-. ¿Y que pedías?
-Bueno, cuando tenía cinco años, quise tomar un baño de espaguetis.
(...)-¿Qué tal fue? -dijo en voz alta.
-Resbaladizo.

-Tengo una cosa para ti -dijo él.

Metió la mano en el bolsillo y sacó algo, que le puso en la mano.
Era una piedra gris, ligeramente irregular, desgastada hasta quedar lisa en algunos puntos.
-¡Ja! -exclamó ella, haciéndola girar en los dedos-. Sabes, cuando la mayoría de las chicas dicen que quieren un pedrusco, no se refieren, ya sabes, literalmente a un pedrusco.
-Muy divertido, mi sarcástica amiga. No es un pedrusco, precisamente. Todos los cazadores de sombras tienen una piedra-runa de la luz mágica. (...) Te proporcionará luz -explicó Jace-, incluso entre las tinieblas más oscuras de este mundo y de otros.

Al principio fue casi como si él no hubiera querido besarla: su boca era dura contra la de ella, inflexible; luego rodeó con ambos brazos y la apretó contra sí. Sus labios se ablandaron. Ella percibió el rápido latido de su corazón, paladeó el dulce sabor a manzanas que él aún tenía en la boca. Enredó las manos en sus cabellos, tal y como había querido hacer desde la primera vez que le había visto, y éstos se enroscaron en los dedos, sedosos y finos. A Clary, el corazón le latía con fuerza, y había un tronar en los oídos, como de alas batiendo...
Jace se apartó de ella con una exclamación ahogada, aunque sus brazos siguieron rodeándola.
-No te asustes, pero tenemos público.
Clary volvió la cabeza. Posado en la rama de un árbol cercano estaba Hugo, contemplándoles fijamente con sus ojillos brillantes y negros. Así que el ruido que había oído sí habían sido alas y no el sonido de una pasión enloquecida. Aquello era decepcionante.




-En el futuro, Clarissa -dijo-, podría ser prudente mencionar que ya tienes a un hombre en tu cama, para evitar situaciones fastidiosas como ésta.
-¿Le has invitado a tu cama? -inquirií Simon, anonadado.
-Ridículo, ¿verdad? -repuso Jace-. No habríamos cabido todos.
-No le ha invitado a mi cama -replicó ella con brusquedad-. Solamente nos estábamos besando.
-¿Solamente besando? -El tono de Jace se burlaba de ella fingiendo dolor-. Qué de prisa desechas nuestro amor.
No hay palabras para explicar el odio que me provocó Simon aquí. Quiero decir, estabamos teniendo unas escenas de lo más romanticas y de repente BOOOM * aparece para arruinarlo todo -_- quise entrar en el libro y masacrarlo sin piedad.

Las palabras eran armas, su padre se lo había enseñado, y él había querido herir Clary más de lo que había querido herir a ninguna chica.


¡Nooo! nos perdimos de verle desnudo :'( 
¡La desgracia nos persigue!

-Olvidé que eso es es lo que tanto te aturulla, Jace. Chicas que maten cosas.
-Me gusta cualquiera que mate cosas -repuso él con ecuanimidad-. Especialmente yo.


Comparto este fragmento en honor a Pecamota
Y a sus largas explicaciones sobre películas,
animes y comics/mangas que, aunque a veces no 
llego a entender, adoro :D

-¿No leí tus hojas de té, cazador de sombras?¿Te has enamorado ya de la persona equivocada?
-Por desgracia, Señora del Refugio, mi único amor verdadero sigo siendo yo mismo. 
Dorothea rió estrepitosamente ante aquello.
-Al menos -dijo-, no tienes que preocuparte por el rechazo, Jace Wayland.
-No necesariamente. Me rechazo a mí mismo de vez en cuando, sólo para mantener el interés.
Por momentos Jace roza lo egocéntrico, lo egolatra... Pero me divertí mucho con él. Sobretodo cuando encontré ilustraciones como esta:

La traición nunca es bonita, pero traicionar a un niño es una doble traición, ¿no te parece?

Se dice que los nefilim son los hijos de los hombres y los ángeles. Todo lo que esta herencia angélica nos ha dado es una distancia mayor desde la que caer.

-Un hombre muerto...
-No contradecirá tus mentiras.

-Bueno, por mí puedes sacar la cabeza fuera de la ventanilla si quieres.
Luke lanzó una carcajada.
-Soy un hombre lobo, no un golden retriever.
Lo bueno es que se lo tomó con humor...
Pero el razonamiento de Clary es tan parecido al mio. Aunque convengamos en que a todos nos gusta sentir el viento en la cara de vez en cuando :P

Una vez que Valentine use la Copa en ellos, serán cazadores de sombras tan buenos como el resto de nosotros; mucho mejores que lo que la Clave está haciendo pasar como guerreros en la actualidad. Afeminados amantes de los subterráneos.
No creo que haya que decir más.


-¿Por qué no piensas nunca?
-Estaba pensando -replico ella-. Pensaba en ti.


-Estaremos juntos allí -indicó Valentine-. Como debemos estar.
"Eso suena genial -pensó Clary-. Sólo tu, tu esposa comatosa, tu hijo traumatizado y tu hija que te odia a muerte. Por no mencionar que tus dos hijos tal vez estén enamorados el uno del otro. Vaya, eso suena a una perfecta reunión familiar." Si han visto la serie entenderán porque no me desagrada tanto la idea :') todo sería taaan fácil.


Estrellas plateadas incrustadas centelleaban a lo largo de toda la hoja, y Clary pensó, paralizada en un momento de horror, ¿cómo podía algo tan mortífero ser tan hermoso?

"No puedes salvar a otros hasta que te hayas salvado a ti mismo primero"

-¿Así que Magnus te curó? -inquirió la muchacha-. Luke dijo...
-¡Sí! -exclamó Isabelle-. Fue tan impresionante. Apareció, hizo salir a todo el mundo de la habitación y cerró la puerta. No dejaban de estallar chispas azules y rojas en el pasillo procedentes de debajo del suelo.
-No recuerdo nada de eso -indicó Alec.
-Luego permaneció sentado junto a la cama de Alec toda la noche y hasta la mañana para asegurarse de que despertaba perfectamente -añadió Isabelle.
-Tampoco recuerdo eso -se apresuró a añadir Alec.
Los labios de Isabelle se curvaron en una sonrisa.
-¿Me pregunto cómo supo Magnus que debía venir? Se lo pregunté, pero no quiso decirlo.
Clary pensó en el papel doblado que Hodge había arrojado al fuego después de que Valentine se marchara. Era un hombre extraño, que se había tomado el tiempo necesario para hacer lo que podía para salvar a Alec incluso a la vez que traicionaba a todos, y a todo, los que le habían importado jamás.
Dos cosas que decir de este laaaaaargo fragmento:
1-Amoooo a Maleeec <3
2- Creo que hasta aquí no había simpatizado con el personaje de Hodge. Pero creo que después de esto me dio "cosita" y no pude odiarlo. 
y 3 (aunque no tiene que ver con el fragmento) ¿Alguien sabe porque es tan viejo en la película y tan terriblemente joven en la serie? Es una duda existencial...

Quiero decir que quizá Jace sea capaz de decapitar a un demonio du'sien a una distancia de quince metros sólo con un sacacorchos y una goma elástica, pero a veces creo que no sabe mucho sobre las personas. 

-Tendría que haber adivinado que eras la hermana de Jace -dijo-. Los dos poseéis el mismo talento artístico.
(...)
-¿Jace dibuja?
-Que va.
Al sonreír, los ojos de Alec se iluminaron igual que lámparas azules, y Clary comprendió qué era lo que Magnus había hallado tan cautivador en él.
-Simplemente bromeaba. Es incapaz de trazar una línea recta.
(...)Un Alec que hacía chistes y bromeaba respecto a Jace era algo a lo que podía acostumbrarse, incluso aunque su sentido del humor fuera un tanto inexplicable. Yo también puedo acostumbrarme de un Alec así, e incluso llegue hasta a enamorarme...

Allí estaba el rectángulo verde de Central Park, donde las cortes de las hadas se reunían en las noches de verano; allí estaban las luces de los clubs y bares del centro, el Pandemónium donde los vampiros dejaban transcurrir la noche bailando; allí estaban los callejones de Chinatown por los que los hombres lobos deambulaban sigilosamente
Que increíble el poder visualisar así los rincones de la ciudad (cualquier ciudad), con seres invisibles deambulando y acechando tan cerca... Al leer esto me dió la sensación de que podía ver la ciudad desde los ojos de un shadowhunter, con toda esa magia, ese encanto.

Y hasta aquí con esta publicación kilométrica :P como prometí, llena de imágenes del libro, la película, la serie...
Espero pasarme pronto.

¡Hasta leernos!
 ~ Daphne ~

No hay comentarios.:

Publicar un comentario