martes, 5 de enero de 2016

Fragmentos: Inevitable Desastre - Jamie McGuire


Nota: comencé la entrada anoche, pero me venció el sueño

¡Y por si me extrañaban!

Vuelvo con una entrada un tanto larga... y es que se trata de los fragmentos de Inevitable Desastre, segunda entrega de la trilogía Beautiful Disaster.

¡Este mes me lleno de energía! Como siempre les advierto que contiene muchisisisimos spoilers y que leen bajo su propio riesgo. Sin más, comencemos:

-Lo primero, no es malo estar triste. No es malo tener sentimientos. Recuérdalo. Lo segundo, sé un niño todo el tiempo que puedas. Juega, Travis. Haz el tonto. -Su mirada se enturbió-. Cuidaos tú y tus hermanos y cuidad a vuestro padre. Incluso cuando os hagáis mayores y os vayáis, es importante que vengáis a casa. ¿Vale? (...)
Hijo, algún día te enamorarás. No te conformes con cualquiera. Escoge una chica que no sea fácil, esa por la que tengas que luchar, y después no dejes de luchar. Nunca...-inspiró profundamente- dejes de luchar por lo que quieres. Y nunca... -frunció el entrecejo- te olvides que mamá te quiere. Aunque no puedas verme... -una lágrima cayó por su mejilla-. Siempre, siempre te querré.
Esas son las últimas palabras de la madre de Travis, y explican prácticamente todas sus reacciones y su comportamiento durante las dos primeras entregas de la trilogía. Debo decir que me parece re dramática la perdida de la madre cuando se es tan pequeño, pero esta muy bien hecho porque me partió el alma.

Las mujeres que se merecían ese clase de pena de amor no te dejaban enamorarte de ellas con tanta facilidad. No te dejaban echarlas al sofá ni te permitían que las encandilaras para llevártelas a tu dormitorio a la primera noche. Ni siquiera a la décima.

Decidí hace mucho tiempo que sería yo quien me alimentaría de los buitres hasta que llegara una paloma. Una autentica paloma. La clase de espíritu que no coarta a nadie, que simplemente anda por el mundo ocupándose de sus propios asuntos, que intenta vivir su vida sin hundir a nadie con sus propias necesidades o costumbres egoístas. Valiente. Una persona comunicativa. Inteligente. Hermosa. De voz suave. Una criatura que se empareje de por vida. Inalcanzable hasta que tuviera una razón para confiar en ti. Alguien justo como Abby <3


Estaba seguro que no la conocía de antes, pero había algo en su cara que me recordaba otra cosa de la que no era capaz de acordarme.

Me pareció inapropiado llamar a aquello simplemente una sonrisa, como si no fuera la cosa más hermosa que hubiera visto jamás (...)

Me sonrió y, en ese instante, se abrió todo un mundo de nuevas posibilidades.

-Entonces, ¿vas a seguir viéndote con ella?¿Por qué? A mí me suena a tortura.
Pensé en ello durante unos segundos. Sí que sonaba a tortura, pero era mejor que tener que verla desde lejos.

¿Se merecían las mujeres que las trataran como putas? No. ¿Se merecían las putas ser tratadas como tales? Sí. Esta reflexión me tomó desprevenida, y es que... ¿Jamie estuviste leyendo mi mente? Entiendo que cada vez hay más feministas sueltas, y no creo que este mal, pero creo que cada acción tiene una reacción y si sos puta, no te van a tratar como princesa, ¡no hay modo chicas!

Jamás había suplicado en nada en mi vida, pero le supliqué en silencio que me dijera que me quería. Que yo le importaba. Algo. Creo que descubrí porque me siento observada por las noches...

-Haría cualquier cosa por esa sonrisa que estás poniendo ahora mismo.

-No, fue una de las mejores noches porque me senté a tu lado cuando te encontrabas mal y porque te quedaste dormida en mi regazo. No fue cómodo. No dormí una mierda, pero empecé tu decimonoveno cumpleaños contigo y la verdad es que eres bastante dulce cuando te emborrachas.
-Claro, seguro que entre náusea y náusea estaba encantadora.

La soledad de mi habitación parecía ser el único lugar adecuado para mí. Momento depresivo que todos tuvimos... (Más de una vez)


-Decía en serio lo de antes. Tienes que irte, Paloma. Dios sabe que no puedo alejarme de ti.
Me cogió del brazo.
-Tú no quieres que me vaya.
Ella no tenía no idea de cuánta razón tenía y, al mismo tiempo, de lo equivocada que estaba. Mis sentimientos encontrados estaban volviendo loco. Estaba enamorado de ella, no me podía imaginar mi vida sin ella; pero, al mismo tiempo, quería lo mejor para ella

Travis:-Lo que siento por ti... es una locura.
Abby:-En lo de locura no te equivocas <3

-Siempre estoy muy limpia cuando estas por aquí, Abby -gruñó, cerrando la puerta de golpe tras de sí. Siempre es muy incomodo esto de sentir que estorbas en medio de una pareja... Aunque de eso pueden preguntarles a mis amigas porque yo no me doy por enterada :D

Tal vez era solo yo. Tal vez éramos ella y yo. Tal vez juntos formábamos este ente volátil que podría explotar o fundirse entre sí. De cualquier modo, parecía que desde el momento en que la conocí mi vida había dado un vuelco. Y yo no quería que fuese de otra forma.

-Somos tú y yo contra el mundo, Paloma.

Shepley: -Justo cuando pensaba que no podías volverte más loco, haces algo que me recuerda que estás como una cabra. Me encanta este personaje y el protagonismo que toma en este libro. Es demasiado buen amigo, siempre cuidando de Travis e intentando aconsejarlo. (Aunque Travis lo ignore bastante seguido)

-¿Sabes por qué te quiero? No sabía que estaba perdido hasta que me encontraste. No sabía lo solo que me encontraba hasta la primera noche que pasé sin ti en mi casa. Eres lo único que he hecho bien. Eres todo lo que he estado esperando, Paloma. 

Aunque estaba exhausto, no quería dormir por miedo a despertarme y darme cuenta de que todo era un sueño.

-Antes no te conocía. Si no estás allí, no puedo concentrarme. Empiezo a preguntarme dónde estas, qué estás haciendo... En cambio, si estás presente y puedo verte, me centro. Sé que es una locura, pero aún así.


-Deseaba que llegara el momento tanto como tú, pero mi cara de pócker es increíble -dijo ella besándome en los labios. ¡Wooow! *canta* 
No he can't read my poker face
(She is gonna let nobody)
P p p poker face, p p p poker face
(Muh muh muh muh)
P p p poker face, p p poker face
(Muh muh muh muh)
 *canta*

Pese a que habíamos pasado una temporada en el infierno, al final habíamos encontrado el cielo. Quizás era más de lo que una pareja de pecadores se merecía, pero no iba a ser yo quien se quejara. Y amé este final <3 no creo que pueda describirse mejor.


Y hasta aquí los fragmentos... pero ya tengo una mini-lectura para los siguientes minutos. Porque buscando imágenes para este post me encontré con *redoble de tambores* El día de San Valentín del Sr y la Sra Maddox, un pequeño extra que nos regala la autora... 

Así que... ¡A leer se ha dicho!
Como siempre, si recuerdan alguna otra cita del libro, pueden dejarla en los comentarios.

¡Hasta leernos!
 ~ Daphne ~

No hay comentarios.:

Publicar un comentario