domingo, 29 de noviembre de 2015

Fragmentos: El misterio del solitario - Jostein Gaarder

¡Holaaa!
¿Cómo han estado?
Lo sé, volví a desaparecer pero tengo todas las materias aprobadas y ya estoy de vacaciones.
Soy una feliz egresada del nivel secundario y sobre todo: ¡vuelvo a tener tiempo para leer y dormir!


Y ahora sí, los mejores fragmentos de El misterio del solitatio, al menos para mi, son:


Mi consejo a todos aquellos que quieran encontrarse a sí mismos es que sigan justamente donde están. Si no, existe un gran peligro de que se pierdan para siempre.
Para encontrarnos a nosotros mismos debemos hacer un largo viaje... pero ese viaje es dentro de nosotros, no es necesario tomar un avión, un tren o caminar demasiado... Sólo tomarse el tiempo de conocer a nuestro propio "yo".

Desafortunadamente, no se elige siempre a la persona de la que uno se enamora. Pero ella debería haber elegido no volver a verlo, antes de enamorarse en serio de él. No lo hizo así, y tuvo que pagarlo caro. Casi lloro :')

-No creo que estemos solos, chico, no lo creo. El universo hierve de vida. Lo que pasa es que nunca obtenemos una respuesta cuando preguntamos si estamos solos. Las galaxias son como islas desiertas sin comunicación por barco.

Desde entonces, siempre he pensado que la mejor medicina contra el dolor del alma es el enfado...
Con esto estoy de acuerdo hasta cierto punto. Porque, al principio es fácil pero, cuando pasa el tiempo y uno sigue enojado (ya no solo con la situación o la persona que causa la tristeza inicial, sino con la vida) esa emoción negativa deja de ser "constructiva" y te destruye poquito a poco...

-¿Nunca has pensado en la posibilidad de buscarte una nueva mujer, en lugar de emplear media vida en volver a encontrar a una que aún no se ha encontrado a sí misma?
 Primero soltó una carcajada, pero luego contestó:
-Tienes razón, es un poco misterioso; en este planeta viven más de cinco mil millones de seres. Te enamoras de una persona y no la quieres cambiar por nadie en el mundo.

(...) creo que tengo una gran suerte de poder vivir en este planeta contigo. Pienso que cada pequeño habitante de la Tierra tiene una enorme suerte.
-¿Y qué pasa con los que no tienen tanta suerte?
-¡Ellos no existen! -gritó-. Nunca han nacido. La vida es como una gran lotería en la que solamente son visibles los boletos ganadores.

-Yo creo que todo en el universo es intencionado. Puede que tras esa infinidad de estrellas y galaxias haya una intención.
Todo pasa por una razón... amé esta frase <3

Vivimos nuestras vidas en un cuento maravilloso, pensé. Pero, sin embargo, a la mayoría de la gente, el mundo le parece algo 
<<normal>>. Por su parte, se pasan la vida buscando algo <<anormal>>, como por ejemplo ángeles o marcianos, porque no comprenden que el mundo, por sí mismo, es ya un misterio.

Me pareció un misterio cómo los seres del mundo pueden, simplemente, vagar por la Tierra, sin preguntarse, a cada momento, quiénes son y de dónde vienen. ¿Cómo podía ser la vida de este planeta algo ante lo que se cerraban los ojos o algo que, sencillamente, se daba por sentado?

-Si nuestro cerebro fuera tan sencillo como para poder entenderlo, seríamos tan tontos que, de todos modos, no lo podríamos entender.

-Dios ha muerto, Hans Thomas. Y nosotros hemos sido sus asesinos.
Antes de terminar de transcribir estos pasajes, leí (y reseñé) La resistencia de Sabato, y el autor argentino nos plantea algo similar. No lo matamos, pero si lo olvidamos, lo pospusimos en nuestros pensamientos hasta que desapareció. Yo creo que en realidad se aburrió de ser ignorado y decidió dejarnos... el problema es que con el se llevó muchas cosas: el juicio sobre qué es lo bueno y lo malo, valores, la unión, el pensar en el otro.

-¿Y tú? ¿Vives la vida como una aventura todos los días?
-¡Por supuesto!
(...)
-Cada mañana me despierto con un estallido. Es como si alguien me inyectara la sensación de estar vivo, de que soy un muñeco vivo en medio de la aventura. ¿Porque, quiénes somos, Hans Thomas? ¿Puedes decírmelo? Estamos remendados con una porción de polvo estelar. ¿Pero qué es eso? ¿De dónde demonios viene el mundo? (...) Y por la noche vuelvo a tener la misma sensación. Soy un ser humano solamente una vez, pienso. Y no volveré a serlo jamás. 
-Entonces, llevas una vida dura...
-Dura sí, pero muy emocionante. No necesito buscar castillos para buscar fantasmas. Yo mismo soy un fantasma.
Que hermosa es esa sensación de despertarse son la seguridad de que estas vivo, de que un nuevo día nace, que vas a tener el mejor día hasta el momento. Saber que cada día es único y que no vuelve, aprovecharlo al máximo.

Sí, son hermosos, pero inconscientes. Están en esta naturaleza exuberante pero no lo saben. ven el sol y la luna, saborean todas las plantas y verduras, pero no lo notan. 
Como dije en la reseña, la sociedad de los enanos es un claro reflejo de la nuestra... ¿Qué nos esta pasando? ¿Por qué no podemos disfrutar? para pensarlo...

Es distinto al caso de los mortales, que un buen día estamos tan gastados que nos rompemos en trocitos y desaparecemos. No ocurre así con nuestros sueños, siguen vivos en otras personas, mucho, muchísimo tiempo después de que hayamos desaparecido.

Cuando estábamos tan cerca de la meta, comprendí por primera vez, que, en realidad, mi viejo tenía miedo de encontrarse con ella. Fue un descubrimiento tan doloroso que tuve la sensación de convertirme en adulto en ese mismo instante.

-El que va a descubrir el destino tiene que sobrevivirlo.

-Un niño esta sentado en un cajón de arena haciendo un castillo. El niño construye continuamente algo nuevo, lo mira con gran entusiasmo, y lo vuelve a aplastar. De la misma forma actúa el tiempo con el planeta. Aquí está escrita la historia del mundo, aquí están grabados, y luego borrados de nuevo, todos los acontecimientos. Aquí bulle la vida como en un hervidero. Y aquí nos modelarán a nosotros un buen día, con el mismo material frágil que a nuestros antepasados. Aquí el viento del tiempo nos mece, aquí nos llueva puestos, aquí es nosotros, pero nos vuelve a soltar para que nos caigamos de bruces. Se nos hace aparecer y desaparecer por arte de magia. Siempre hay algo fermentando, algo esperando ocupar nuestro puesto. Porque carecemos de tierra firme bajo los pies. Ni siquiera tenemos arena. Somos arena.

-No existe ningún escondite para el tiempo. Podemos escondernos de reyes y emprendedores, quizá también de Dios. Pero no podemos escondernos del tiempo. El tiempo nos ve en todas partes, porque toso lo que nos rodea está impregnado de ese inquieto elemento. 
Hace unos días fuimos con mi novio y con Lala una muuuy buena amiga a ver una obra de teatro, "La edad de la ciruela". Espero leer la obra prontito. Y ahora transcribiendo los fragmentos, no pude menos que acordarme de como las protagonistas luchan contra el paso del tiempo, intentan no ser encontradas por él...

Cuando el tiempo transcurre, y los recuerdos se alejan cada vez más del instante que los creó, la duda de la memoria siempre nos acecha sigilosamente.

Porque lo más grande de todo el amor, que es capaz de hacer palidecer el tiempo, con la misma facilidad que el tiempo borra los viejos recuerdos.

Estos son las partecitas que mas me emocionaron del libro :)

Espero que hayamos coincidido en algunas, y si leíste el libro y encontraste una que no este aquí, compartila en los comentarios.

¡Hasta leernos!
 ~ Daphne ~

No hay comentarios.:

Publicar un comentario