domingo, 1 de marzo de 2015

a la pregunta del millón, la respuesta del millón

Hola.
Esta vez vengo con las manos (y la sección de borradores) vacías...
Estoy bastante enojada y por eso escribo, por eso, si estabas buscando algo grato para leer, podes buscar en otra entrada del blog.

No se si alguien se habrá preguntado porque Luu dejo de escribir en el blog... pero si te lo preguntaste aquí está la respuesta.

Luu para mi es (y siempre va a ser) mi mejor amiga en el mundo... no tanto por como es nuestra relación ahora, y para que lo sepan no es la mejor, sino por todas las cosas que afrontamos juntas. Por eso es que hoy estoy tan enojada.

Pero volviendo a la pregunta central, ¿Por qué dejo de escribir? Bueno, yo no me caracterizo por ser excesivamente responsable, es verdad, pero siempre intento en la medida de lo posible cumplir con las promesas y acuerdos hechos. Y aquí es donde se presento el problema, Luu no me demostró estar suficientemente comprometida con el blog, así que tras varias discusiones (una por cada entrada prometida no hecha, y la gran discusión final) decidí, por el bien del blog y para mi tranquilidad que ella no escribirá más...

Esa es la explicación... 
Ahora... ¿Por qué estoy enojada hoy?  
Bueno, digamos que Luu no se tomo demasiado bien el hecho de no poder seguir escribiendo... y si se preguntan "¿y eso qué?" 

Supongo que a mi también me hubiera molestado que no me dejaran participar de algo que me gusta... pero de ahí a intentar hacer menos a las personas, o a tener ciertas actitudes a fin de herir a quien estuvo con uno en los momentos difíciles... hay un abismo. 

Pero sí quiero agradecerle a Sabri que ayer, cuando yo estaba tan enojada, me acompaño por un café y me hizo olvidarme de todo por un rato ¡Gracias amiga!

Bueno, lamento que hayan tenido que leer esto, pero tenía que desahogarme...

¡Hasta leernos!
 ~ Daphne ~

No hay comentarios.:

Publicar un comentario