viernes, 25 de julio de 2014

Farewell - Pablo Neruda

¡Holaa!
¿Cómo están todos?
Hoy buscando un poema (sí, a esta hora) para nuestra sección de poesía, encontramos éste. Y digamos que, citando otro libro (Eleanor & Park), mi reacción fue así: 
<<[...]"Qué ofensivo", había dicho Park. "No puede ser ofensivo", arguyó Cal. "Tiene trecientos años").[...]>> 
Capítulo 7, página 43

Creí haberlo entendido mal, al comienzo... pero no. Así que aquí va mi "análisis profundo", traducida al "Daphne Básico", y con mi "interpretación hereje".


Desde el fondo de ti, y arrodillado,
un niño triste como yo, nos mira.

Por esa vida que arderá en sus venas
tendrían que amarrarse nuestras vidas.

Por esas manos, hijas de tus manos,
tendrían que matar las manos mías.

Por mis ojos abiertos en la tierra,
veré en los tuyos lágrimas un día.    
ok, hasta acá todo bien y feliz

Yo no lo quiero, Amada
para que nada nos amarre,
que no nos una nada.  ¡Pará! ¡Pará! Vas a tener un hijo man, ¡ya te ataste!

Ni la palabra que aromó tu boca, 
ni lo que no dijeron las palabras.

Ni las fiestas de amor que no tuvimos,
ni tus sollozos junto a la ventana.

(Amo el amor de los marineros ¡Es putoooo! (sin ofender a la comunidad 
que besan y se van.                                                          homosexual)

Dejan una promesa.
No vuelven nunca más.

En cada puerto una mujer espera, 
los marineros besan y se van.
Una noche se acuestan con la Muerte
en el lecho del mar).

Amo el amor que se reparte 
en beso, leche y pan.   ¡Pan que tendrás que llevar a la mesa! ¡Vago!

Amor que puede ser eterno    ¡Eterna va a ser la patada que te voy a dar!
y puede ser fugaz.

Amor que quiere libertarse
para volver a amar.

Amor divinizado que se acerca.
Amor divinizado que se va.

Ya no se encantarán mis ojos en tus ojos,
ya no se endulzara junto a ti mi dolor.

Pero hacia donde vaya llevare tu mirada
y hacia donde camines llevaras mi dolor.       O tu hijo, no?

Fui tuyo, fuiste mía. Tu serás del que te ame,       Y críe a nuestro repollo... 
del que corte en tu huerto lo que he sembrado yo.      Digo, retoño
                                                                                                    
Yo me voy. Estoy triste; pero siempre estoy triste.   Pero tranquilo...
Vengo desde tus brazos. No se hacia donde voy.      Te vas a la *insultos*

Desde tu corazón me dice adiós un niño.     Útero, nene, útero...
Y yo le digo adiós.




Pablo Neruda...                                                                                                          Daphne...




Para terminar, quiero aclarar que esto solo fue hecho por diversión. No queremos ofender a nadie, reiteramos, esta escrito desde el humor.


Por favor, sean comprensivos.

Lo que puedo decir a mi favor es que el abandonar a una mujer y a tu futuro hijo no es un acto muy noble que digamos... Neruda tiene obras magistrales, llenas de sentimientos, que están entre mis preferidas; ésta no es el caso. 




Sin mas, me despido. (Totalmente abierta a críticas)

¡Hasta leernos!

Daphne


No hay comentarios.:

Publicar un comentario